sábado, junio 06, 2009

ESTE DOMINGO, AMLO EN PUEBLA:

INVITAMOS A TODOS LOS CIUDADANOS LIBRES, CONCIENTES Y CONSECUENTES AL EVENTO DE APOYO DEL PRESIDENTE LEGITIMO DE MEXICO

ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR

quien estará en la Ciudad de Puebla, apoyando a los candidatos de la Coalición

"SALVEMOS A MEXICO"

DOMINGO 7 DE JUNIO

ZOCALO DE LA CIUDAD DE PUEBLA

17:30 HRS.

!!NO FALTEN!!

ES UN HONOR LUCHAR HOY Y SIEMPRE CON OBRADOR!!!

________________________________________________________________________________

El sistema financiero neoliberal llevará a la ruina al país, advierte

Muñoz Ledo: PAN y gobierno, atrás de campaña del voto nulo

Foto
En Puebla, Porfirio Muñoz Ledo denunció que “el gobernador Mario Marín Torres tiene metidas sus manos preciosas en el proceso electoral”. Lo acompañan integrantes de la coalición Salvemos a MéxicoFoto José Castañares
Arturo Alfaro Galán

La Jornada de Oriente

Puebla, Pue., . Porfirio Muñoz Ledo, candidato de la coalición Salvemos a México a diputado federal plurinominal por la cuarta circunscripción –a la que pertenecen el Distrito Federal, Guerrero, Morelos, Puebla y Tlaxcala–, acusó al Partido Acción Nacional (PAN) y al gobierno federal de estar detrás de la campaña para anular el voto el 5 de julio, con el fin de desarticular la integración del próximo Congreso.

Indicó que el blanquiazul permanecerá en el poder sólo si los ciudadanos anulan los sufragios, pues “es lo único que les garantizará dominar y controlar las decisiones del país en los próximos tres años de Felipe Calderón.

El PAN está moviendo la publicidad y el uso ilegal e inconstitucional de la autoridad pública para fines electorales, como la famosa campaña del voto nulo, que en Puebla está siendo promovido por el primo del presidente de México, agregó Muñoz Ledo, al referir que Gabriel Hinojosa Rivero, ex edil municipal de Puebla y ex panista, es quien encabeza el movimiento en el que invita a los poblanos a anular el sufragio.

Ante ello, el candidato a diputado vaticinó que en los comicios habrá una participación de entre 38 y 42 por ciento, lo que significará que sólo una cuarta parte de los ciudadanos elegirán a los representantes populares, lo que calificó de grave.

Muñoz Ledo ofreció una rueda de prensa en esta capital, acompañado por el líder estatal de Convergencia, José Juan Espinosa Torres, y algunos de los candidatos a diputados federales por la alianza Salvemos a México

“Los gobiernos priístas están utilizando todos sus recursos para devolver el poder desde los municipios hasta la Presidencia de la República y regresar al monopolio hegemónico. Un caso palpable está en Puebla, donde el gobernador Mario Marín Torres tiene metidas sus manos preciosas en el proceso electoral”, apuntó.

Muñoz Ledo ofreció también una conferencia ante estudiantes de economía y ciencias sociales de la Universidad Autónoma de Puebla, donde criticó el sistema financiero neoliberal, que llevará a las ruinas a México en los próximos 14 meses, debido a la baja inversión y la falta de remesas.

El primo de Calderón

Gabriel Hinojosa Rivero es fundador del movimiento ciudadano Gobierno de Segunda Generación (G2G), que en este proceso electoral promueve la campaña Tacha a Todos, para castigar a los partidos políticos con la anulación del voto.

El Consejo Local del Instituto Federal Electoral censuró la semana pasada el llamado de Hinojosa a emitir el voto blanco, al considerar que inhibe la participación ciudadana en los comicios.

El ex alcalde poblano es primo del presidente Felipe Calderón Hinojosa y surgió ante la opinión pública al inicio de la década de 1990, cuando formó parte de un grupo empresarial crítico que exigía la democratización de los organismos patronales.

En 1995 el PAN postuló a Gabriel Hinojosa candidato a la presidencia municipal de Puebla, quien así se convirtió en el primer alcalde de oposición en la ciudad capital. Su trienio (1996 -1999) se caracterizó por una continua confrontación con el entonces gobernador, el priísta Manuel Bartlett Díaz.

Despúes de que concluyó su administración, los dirigentes del PAN lo marginaron políticamente, por lo que en 2004 renunció a su militancia. En 2007 contendió por la presidencia municipal de la capital bajo la bandera del Partido del Trabajo, sin conseguir la victoria.

________________________________________________________________________________-

Calderón, Fox, Salinas y Fernández de Cevallos, entre ellos

Demandará López Obrador a 30 capos de la mafia de Los Pinos
Javier Valdez Cárdenas
Corresponsal

Culiacán, Sin., 5 de junio. Andrés Manuel López Obrador anunció que interpondrá ante la Procuraduría General de la República (PGR) una demanda por los delitos de robo, corrupción y daños a la nación contra 30 capos de la mafia de Los Pinos, entre ellos el presidente Felipe Calderón y sus antecesores, Vicente Fox y Carlos Salinas de Gortari. Además, contra el empresario Roberto Hernández y el abogado y ex senador Diego Fernández de Cevallos.

Cuando digo que Calderón es un bandido es porque tengo pruebas. Cuando sostengo que Salinas es un bandido también, cuando sostengo que Roberto Hernández se robó 3 mil millones de dólares es porque tengo pruebas. Voy a ir a la PGR a hacer esta presentación. Si no voy, van los abogados del gobierno legítimo, pero yo la voy a elaborar. Tengo todas las pruebas, aseguró.

De gira por Culiacán, el ex candidato a la Presidencia de la República dijo que lo que pretende es que la ciudadanía se dé cuenta de lo que está pasando, de la clase de funcionarios, políticos y empresarios que tiene, y de que no haya engaños.

Esta mafia domina los medios de comunicación, con honrosas excepciones, pero sobre todo la televisión, y ellos administran la ignorancia en el país y deciden qué informan y qué no; por ejemplo, sobre esto (la acusación del ex presidente Miguel de la Madrid de que Carlos Salinas tiene nexos con el narcotráfico) 70 por ciento de mexicanos no se enteraron porque no salió en la televisión. Para que vean el poder de Salinas, de la mafia, manifestó.

Salinas tiene mucha influencia, porque los dueños de Televisa son salinistas y la gente no sabe y piensa que ésta es nada más de Emilio Azcárraga. Pero no es así. El segundo socio más importante es Roberto Hernández. También es socio Pedro Aspe, quien fue secretario de Hacienda de Salinas. Eso es muy revelador.

El ex jefe de Gobierno del Distrito Federal se negó a responder a las declaraciones que hizo Jesús Ortega, dirigente nacional del PRD, en Culiacán, quien lo llamó infiel, con el argumento de que los medios le van a dar más importancia a sus declaraciones sobre este caso y no van a publicar el anuncio de su demanda penal.

___________________________________________________________________________________________


Voto: el desencanto ciudadano y sus causas

El debate ha cobrado fuerza a medida que se acercan las elecciones federales del próximo 5 de julio: ¿se debe o no anular el voto? A lo que puede verse, la primera de estas opciones –ampliamente promovida en Internet y en diversos espacios televisivos y radiofónicos– ha ganado muchos adeptos, a grado tal que consejeros del Instituto Federal Electoral, si bien han reconocido el derecho de los ciudadanos a anular el sufragio, cabildean para que la Cámara de la Industria de Radio y Televisión (CIRT) valore el impacto de la difusión de los mensajes que promueven el voto en blanco.

Los partidarios y promotores del voto nulo sostienen que la medida constituye una forma válida de protesta y hasta de castigo en contra de una partidocracia a la que se percibe divorciada de las demandas y las necesidades de la población, y consagrada a la defensa de sus privilegios. Esto equivaldría, según los defensores de la anulación, a asumir un papel crítico durante las elecciones sin que ello implique desentenderse de la responsabilidad ciudadana de sufragar.

Por su parte, quienes están en contra de la anulación del sufragio argumentan que la democracia se fundamenta en instituciones y al día de hoy la ley no contempla otro medio de ejercer los derechos político-electorales que a través de las organizaciones partidistas. Asimismo, sostienen que la medida que se comenta puede resultar contraproducente por cuanto acabaría por favorecer al llamado voto duro de los partidos, en detrimento de los ciudadanos independientes, y porque, contrariamente a lo que afirman los defensores, neutralizaría el voto de castigo. En ese mismo sentido, no ha faltado quien concibe esa anulación como un mecanismo que terminaría por favorecer los intereses del grupo que detenta el poder, pues facilitaría la permanencia del statu quo. A estos señalamientos deben sumarse los hechos ayer por el consejero del IFE Marco Baños, en el sentido de que el sufragio nulo equivale a que los ciudadanos se excluyan de la integración de la Cámara de Diputados.

Sin afán de desestimar las críticas a las posturas anulistas, es claro que existe un desencanto ciudadano frente la institucionalidad política del país, que se explica, en buena medida, como consecuencia del desaseo imperante durante el proceso electoral de 2006, que incluyó el entrometimiento ilegal del entonces presidente Vicente Fox en favor del candidato de su partido, así como la intervención de las cúpulas empresariales en contra del ex aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador; la posterior negativa del órgano electoral a contar la totalidad de los sufragios, y el inverosímil fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, organismo que sostuvo, por decirlo en breve, que los comicios habían sido sucios, injustos e inequitativos, pero a fin de cuentas válidos. Estos elementos, en conjunto, sumieron a la institucionalidad electoral en un profundo descrédito, del cual todavía no se ha recuperado.

Por otro lado, no puede obviarse que este debate ocurre con el telón de fondo de una campaña emprendida desde hace casi dos años, por los consorcios mediáticos en contra de leyes electorales vigentes, las cuales prohíben la contratación de espacios para difundir propaganda comicial y afectan, por tanto, los intereses de los concesionarios de medios electrónicos de comunicación, al mermar sus ganancias y su margen de maniobra para incidir en las preferencias de la ciudadanía. Tal campaña ha tenido el inocultable fin de sembrar en la población animadversión en contra del IFE y los partidos políticos y deteriorar de esa forma la de por sí menguada credibilidad de la institucionalidad político-electoral del país. Para ello, los concesionarios de radio y televisión se valieron en su momento de presiones y mentiras contra los legisladores que discutían las reformas en materia electoral, en septiembre de 2007; meses después, en enero de este año, el duopolio televisivo transmitió una serie de promocionales en bloque durante distintos encuentros deportivos, lo que generó comprensibles molestias entre los telespectadores.

Hoy, a casi tres años de los desaseados comicios presidenciales de 2006 y a un mes de la siguiente renovación de diputados, el país necesita de procesos electorales justos, transparentes y confiables. Autoridades y partidos políticos deben estar conscientes de que en la medida en que no se solucionen los problemas de fondo –comenzando por la crisis de representatividad que acusa el actual sistema político– no se pondrá fin al hartazgo, la apatía y el desaliento ciudadanos.

__________________________________________________________________________________

Memorias de un guerrillero

Carlos Montemayor
http://files.nireblog.com/blogs3/verbiclara/files/che_guerrilla_300.jpg

He leído el manuscrito de las Memorias 1945-1979 de José Luis Alonso Vargas, de próxima aparición. Se trata de una contribución relevante a la documentación testimonial y al análisis de ciertos procesos de los movimientos armados en México en la década de los años setenta del siglo XX. Particularmente, revela los vasos comunicantes de organizaciones armadas en muchas regiones del país a partir del núcleo original de Los Guajiros con las Fuerzas Revolucionarias Armadas del Pueblo (FRAP), los Lacandones, el Frente Urbano Zapatista (FUZ) e incluso el Partido de los Pobres (PDLP) de Lucio Cabañas. El proceso de evolución ideológica de las juventudes comunistas a finales de los años 60 y principios de los 70 está planteado aquí con una perspectiva amplia y con abundantes referencias personales de figuras claves en varias partes del país. Destacan las referencias a los cuadros que de Baja California se integraron en la Liga Comunista 23 de Septiembre y de Guadalajara en las FRAP; de manera especial, sobresalen las menciones a figuras como Raúl Ramos Zavala, Arturo Ignacio Salas Obregón y Diego Lucero, tanto por su aportación de ideas o planteamientos polémicos, como por la concreción de los grupos armados y su capacidad de ordenamiento, disciplina y expansión. El libro aclara, a través de la descripción del contexto social e ideológico de las juventudes comunistas de México en los años de referencia, los límites, contradicciones y carencias del Partido Comunista Mexicano señalados ya por José Revueltas en su clásico Ensayo sobre un proletariado sin cabeza. El análisis y los testimonios sobre el año 1971 son útiles y novedosos, entre otros momentos de la obra, por la aportación clara y abundante de las acciones coordinadas de varias organizaciones a partir, por supuesto, de la perspectiva del Grupo N de Los Guajiros.

Hacia enero del año 1990, el general Mario Arturo Acosta Chaparro publicó el Movimiento subversivo en México, obra que contiene los listados de los integrantes de las agrupaciones guerrilleras identificadas a lo largo de la guerra sucia de los años setenta y ochenta. Los listados y análisis del general Acosta Chaparro son útiles para entender los alcances y también las limitaciones que sobre la guerrilla mexicana lograron articular los cuerpos militares y policiales de la contrainsurgencia. El general desconoció el grado de coordinación que alcanzaron las organizaciones guerrilleras en el año de 1971, por ejemplo, y postuló una presencia tan desmedida como equivocada de la injerencia ruso-cubana en las juventudes guerrilleras de México. En las notas sobre el Núcleo guerrillero urbano de Chihuahua, el general Acosta Chaparro situó en el sexto lugar del listado compuesto de nueve integrantes a Pablo Martínez Pérez, nombre clandestino de José Luis Alonso Vargas, que en 1990, cuando publicó su libro Acosta Chaparro, ya tenía más de 10 años de haber regresado a México de su exilio en Cuba y de haber recuperado su nombre civil. Estas Memorias de José Luis Alonso Vargas permiten, pues, encontrar algunas limitaciones de los seguimientos y análisis oficiales.

Con el nombre de Pablo Martínez Pérez, el autor de estas Memorias fue apresado y procesado por el frustrado triple asalto del 15 de enero de 1971 a tres bancos de la ciudad de Chihuahua; también con ese nombre fue enviado a Cuba como parte del canje político que el gobierno mexicano aceptó realizar cuando las FRAP secuestraron al cónsul estadunidense en la ciudad de Guadalajara, Terence Leonhardy, el 4 de mayo del año 1973. Con ese nombre encubierto vivió parte de su vida clandestina y todo su exilio en Cuba; regresó a México en julio de 1979 y retomó su nombre legal. Es una buena muestra de que no siempre las labores de inteligencia en el gobierno mexicano han llegado a ser eficientes y precisas, lo cual no ha excluido, por supuesto, la barbarie ni la impunidad de la violencia de Estado.

Pues bien, como si fuera otra obra, aunque perfectamente integrada a la secuencia de los hechos y a la narración del autor, a partir del capítulo CXLV estas Memorias revelan un proceso desconocido: el del exilio de más de 30 guerrilleros mexicanos en Cuba durante los años de 1973 a 1979. El valor de estos documentos y testimonios para entender la relación de Cuba con los grupos guerrilleros mexicanos y el comportamiento de ellos en la isla, es enorme. Ayuda a confirmar la congruencia política de Cuba, a entender la decisión de la isla de no apoyar con entrenamiento militar a la guerrilla mexicana y a conocer las discrepancias de los guerrilleros mexicanos en tareas y análisis incluso en el exilio mismo.

La desigual composición de los exiliados mexicanos y su divergencia ideológica creciente, la entrevista con el comandante Manuel Piñeiro, el entrenamiento del Grupo N con el guatemalteco José María Ortiz Vides, los contactos con elementos de los Tupamaros de Uruguay, del MIR chileno y del ELN boliviano, las tareas de estudio, balances, análisis políticos y la vida misma de los exiliados en la isla, es una aportación crucial al conocimiento de la historia de México.

_________________________________________________________________________________

http://2.bp.blogspot.com/_AbFy4b5fTV8/R2_P0ppy_bI/AAAAAAAAAU8/AbBUE20Zg4A/s320/cilas.gif

Presentaron el libro Outsourcing del Cilas

En México, rezagada e ilegal la subcontratación
Gabriel León Zaragoza

http://2.bp.blogspot.com/_XNihTf-QUy4/R5lHFzkbYdI/AAAAAAAAAAg/nwo0Lnp2ke0/s200/Reporte%2Boutsourcing%2Bcopia.jpg

En México, la regulación jurídica al outsourcing o subcontratación terciarizada presenta un rezago de décadas respecto de diversos países sudamericanos, además de que es un fenómeno creciente que no sólo afecta los derechos y salarios de los trabajadores, también es una acción ilegal, fomentada incluso desde el gobierno federal y sindicatos blancos, afirmaron especialistas del Centro de Investigación Laboral y Asesoría Sindical (Cilas).

Durante la presentación del libro Outsourcing, el coordinador de la investigación de la obra, Matteo Dean, advirtió, con datos de la iniciativa privada de 2007, que en el país 49 por ciento de la mitad de las empresas con más de 500 trabajadores ya contrataban de esta manera. La mayoría de ellas, informó, están asentadas en el norte y centro del país, y agregó que 13 por ciento del sector público federal y local ya usa esa modalidad contractual.

La subcontratación laboral es una práctica cada vez más extendida en el país y está presente en un terreno de completa ilegalidad, además de que desde el ámbito gubernamental se pretende formalizarla por medio de las reformas laborales que promueven autoridades del trabajo, consideró el director del Cilas, Luis Bueno.

Por su parte, Alvaro Orsatti, asesor de la Central Sindical de las Américas, dijo que la terciarización se contrapone al carácter temporal que demanda la Organización Internacional del Trabajo, porque bajo su figura el trabajador no sabe quién es el patrón al que debe demandar sus derechos.

Al exponer experiencias de países del cono sur, el investigador dijo que en la década de los 80, con la llegada de gobiernos neoliberales, el outsourcing pasó de ser una figura que tenía sentido –porque estaba pensada para enfrentar situaciones atípicas– a una que se generalizó ante ministerios de trabajo débiles, sindicatos carentes de transparencia y leyes ambiguas.

A partir del presente milenio, naciones como Uruguay, Chile y Perú tomaron medidas jurídicas para regularizar el fenómeno. Se trata de una situación en la que México –consideró Orsatti– buscar reformar su legislación para incluir la tercerización cuando en otros países está de salida.

Jurídicamente lo más conveniente, dijo, es no prohibir el outsourcing, pues las empresas recurrirán a él de todas maneras, vía la simulación; en cambio, agregó, cuando tenga lugar la subcontratación, debe ser consultada con los trabajadores, además de que debe prohibirse en actividades fundamentales y sólo debe permitirse en las periféricas u ocasionales.

http://1.bp.blogspot.com/_77A5SLV6Ytg/Se9GnW5aUTI/AAAAAAAAJ0s/rOxblkg7yMU/s320/t_22_02_2009.jpg

___________________________________________________________________________________________


Tiempo de Blues

Partió la Reina del blues: Koko Taylor

http://images.amazon.com/images/P/B00005UF1W.01._SCLZZZZZZZ_.jpg

Raúl de la Rosa
Laa única manera de sobrevivir el blues, es dando todo lo que tienes, cada noche, en cada canción. K.T.

Primera llamada

El encuentro se preparó como si hubiera sido una casualidad; podría haber dicho: es que pasaba por aquí… pero lo cierto es que de repente se apareció en la casa de Willie Dixon. Acabábamos de devorar una rica carne preparada por él; esto sucedió en 1979. Hace exactamente 30 años, conocí en persona a Cocoa Walton, mejor conocida como Koko Taylor (1928-2009).

Continúo con esa anécdota, que tuvo lugar en Chicago durante el viaje que realizamos Gastón Martínez y el que teclea para contratar a los artistas que habrían de acudir al segundo Festival de Blues en México.

Un hijo de Willie estaba sentado ya ante el piano, Billy Branch había sacado su armónica y, en segundos, Gastón y yo teníamos en vivo y a todo color (bueno, en blanco y negro) The Sound and the Fury, en voz de Koko Taylor. Todo era tan insólito que Gastón se me acercó y me dijo al oído: ¿Te pellizco?

La primera pieza que nos cantó Koko fue nada menos que Wang Dang Doodle, su gran éxito, con la que vendió más de un millón de copias; y dije nos cantó, pues audicionó para formar parte del elenco del segundo Festival de Blues. Todo había sido calculado fríamente por su principal promotor y maestro, el mismísimo Willie Dixon.

El elenco de ese festival fue memorable: Muddy Waters, Willie Dixon, Son Seals, Blind John Davis y Koko Taylor; digamos, un verdadero trabuco. Con ellos venían los jóvenes que hoy son la estafeta: Jerry Portnoy, Bob Margolin, Willie Smith, John Primer, Billy Branch y Freddie Dixon; asimismo, maestros como Pinetop Perkins y Lafayette Leake.

Los que ahí estuvimos nunca olvidaremos el cierre de ese segudno festival: todos, en escena, en una grandiosa jam session, interpretaron Sweet Home Chicago; el Auditorio Nacional se caía, y nunca tantos habían coreado el blues de esa manera, al menos en esta ciudad. La voz que sobresalía por encima de todos era la de Koko, con esa profundidad que la distinguió de entre todas las demás.

Segunda llamada

La última vez que vi a la Reina del Blues fue en 2008, durante el Chicago Blues Festival, admirada y reconocida por su público, ganadora de todos los premios que una cantante de blues puede recibir; incluso el alcalde de Chicago declaró en 1993 el Día de Koko Taylor.

Su historia, una copia al carbón –no es metáfora– de casi todas las cantantes de blues. En ella se destila el color primigenio de Mamie Smith o de Memphis Minnie, y agregaría de Bessie Smith y de Big Mama Thornton.

De hecho, en su versión de Mannish Boy, de Muddy Waters, o la de Bo Didley, I’m a Man, Koko canta I’m a Woman, y reafirma su género en ese mundo dominado por hombres, en un ambiente machista; Koko se impone en la tradición de los shouters de los campos de algodón, donde, por cierto, trabajó de niña en la pizca, allá, cerca de Memphis, Tennessee.

De familia numerosa, pero, eso sí, muy pobres, Cora Walton era la menor de siete hermanos; cantó gospel en el coro de la iglesia y con sus hermanos construía sus instrumentos, con alambres y cajas de puros, para cantar blues. A los cuatro años la pequeña Cocoa perdió a su madre.

Sobra decir las condiciones de vida tan duras de esta pequeña huérfana. En 1953 emigró a Chicago con quien sería su compañero da casi toda su vida: Pops Taylor. Su equipaje: lo que llevaba puesto, y su fortuna: 35 centavos y una caja de galletas Ritz. Se ganó la vida en empleos domésticos, y de vez en cuando se subía a los escenarios.

Tercera llamada

Siempre he dicho que las casualidades no existen, que éstas se hicieron para que sucedieran, y en el caso de Koko Taylor ya estaba marcado que un buen día se encontraría con Willie Dixon, y así fue.

Grababa un disco para el sello de Victoria Spivey (del mismo nombre); la acompañaban Homesick James, Evans Spencer y…Willie Dixon. Éste, impresionado por la potencia de su voz, la llevó a grabar al sello Chess, paradigma del blues de Chicago.

En 1965 grabó para Chess; la acompañaron Lafayette Leake al piano, Walter Horton en la armónica, Robert Nighthawk y Matt Murphy en las guitarras y, por supuesto, Dixon en el contrabajo. Fueron varias piezas, entre otras Wang Dang Doodle, gran éxito que sacó a Chess Records del hoyo financiero en que se encontraba.

Se vendieron más de un millón de copias, y la pequeña Cocoa se convirtió en la Reina del Blues. Cuando el sello Chess se vendió, Bruce Iglauer, fundador de Alligator Records, le extendió un contrato que duró hasta sus últimos días.

Esa pieza tuvo en México dos momentos importantes: en la Sala Nezahualcóyotl (1978) y en el Auditorio Nacional (1979), cuando fue coreada por más de seis mil voces: “aaall night long”, respondían a la Koko.

En la fecha de nacimiento siempre nos mintió a todos. La mayoría de los libros o artículos dedicados a Koko daban el año de 1935, otros el 38, hasta la hora de su muerte supimos que la fecha es el 28 de septiembre de ¡1928!

Razón de más para sorprendernos; en 1988 Koko y su marido sufrieron un grave accidente en la carretera, del cual salió con varias fracturas; ella –una vez más– la libró, pero Pops Taylor murió al año siguiente a causa de complicaciones por las heridas.

El último disco que produjeron Koko y Alligator, se titula, de manera símbolica, Old School, ya que en el fondo carga con la añoranza de los tiempos idos, y que nunca más volverán.

Koko recordaba muy bien que en sus inicios, en los bares del South Side de Chicago, tenía que cantar soul o rock, incluso llenar con música pop para mantener la atención de una audiencia mayoritariamente negra; en cambio ella prefería los festivales, conciertos y audiencias estudiantiles que le permitían cantar blues.

Koko recibió todos los premios que una cantante de blues puede recibir, 25 Blues Music Awards (nadie, hombre ni mujer, ha recibido tantos), un Grammy y seis nominaciones; viajó alrededor del mundo, triunfó como mujer en ese ambiente dominado por hombres y nos dejó su gran legado: llegar adonde quiso, caminando por esos senderos del blues, llevando el coraje femenino al lado de esa fuerza que le otorgaba su pasión por el blues.

Considero que se fue la última de esa cepa sureña. Koko nunca dejó de trabajar y en estas fechas se iba a presentar, nuevamente, en el Festival de Getxo, allá en la Costa Vasca; sus deudas con el fisco la obligaban a seguir en el escenario.

En estos asuntos de la nobleza blusera alguien dijo: Hay muchos reyes, pero sólo una reina: Koko Taylor.

Seguramente la pequeña Cocoa ahora está corriendo entre esos campos de algodón, devorando todos los chocolates del mundo. Finalmente, entró a esa dimensión en donde no están muertos, tan sólo no están vivos.

Algunas de esas personas narran a La Jornada cómo se las arreglan para superar el olvido

Precariedad y abandono envuelven a los herederos de los Dorados de Villa

Guadalupe Villa Quesada, hija del Centauro del Norte, sólo recibe 900 pesos al mes del gobierno de Chihuahua

En contraste, se canalizan abundantes recursos para los festejos de 2010

Foto
Entrada de la ex hacienda de Canutillo, ahora Museo de Pancho Villa, en el municipio duranguense de Villa Ocampo. El lugar fue restaurado en 1920 por el líder revolucionario, no sólo para utilizarla como su vivienda al entregar las armas, sino también para dar cabida a un pequeño frontón y una escuela primaria que en su momento llegó a tener más de 300 alumnosFoto Óscar Jiménez Carrillo
Fernando Camacho Servín

El brillo de los Dorados se extingue. Los hombres y mujeres que alguna vez pertenecieron a la División del Norte, uno de los ejércitos campesinos más poderosos en la historia del país, han muerto ya, subsisten en condiciones lamentables o heredaron la precariedad a sus familiares.

Mientras en el país casi todo el dinero que se dedica a conmemorar el bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revolución se utiliza para organizar mesas redondas, actos cívicos con abundantes discursos o señalamientos viales de la Ruta 2010, a quienes participaron directamente en el movimiento de 1910 sólo les llegan migajas.

De esa situación parece no escapar nadie. No importa el grado militar, el parentesco ni la necesidad. Tampoco los sitios donde se llevó a cabo la lucha se libran del abandono. En charla con La Jornada, algunas de las personas que viven esta situación narran de qué forma se las arreglan para superar el olvido.

El apoyo que nunca llegó

Prácticamente nada se puede hacer para recibir una pensión digna ni para que ésta llegue a tiempo todos los años. Ni siquiera ser hijo directo de una leyenda. Eso le consta a doña Guadalupe Villa Quesada, hija de Pancho Villa, quien subsiste gracias a la ayuda de sus hijos, en las mismas condiciones de precariedad que el resto de los veteranos de la Revolución.

A los 93 años de edad, doña Guadalupe se escucha por teléfono mejor de lo que se siente en realidad. Si agarro la escoba y doy un barradazo, me caigo. No sé qué tengo, no puedo respirar bien, no me puedo mover, y si mis dos hijas no me atendieran ya me hubiera muerto de hambre, estoy muy mala, dice con un tono entre resignado y triste.

A cada participante en la Revolución –prácticamente en extinción– o a sus familiares directos, el gobierno de Chihuahua les da 900 pesos al mes. Con la salvedad de que casi todos los años les retienen el dinero correspondiente a enero, febrero y marzo.

Nadie sabe por qué. No hay explicación. Doña Guadalupe piensa que son leyes que pone o quita cada gobernador, y que mientras tanto, obligan a la gente a ingeniárselas en lo que llega abril, fecha en que les dan el dinero faltante.

El bienestar de la hija del Centauro del Norte, quien no tiene casa propia a pesar de las promesas de varios gobiernos, depende casi por completo de lo que le den sus parientes. Su hija, quien tiene un puesto de comida en el mercado local, le da puntualmente el dinero que le han regateado las autoridades.

Nunca nos han apoyado. Lo único que nos dan a los hijos de los veteranos es un desayuno con el presidente cada año. Echeverría no nos dio absolutamente nada. López Portillo me dijo que me iba a dar una pensión; yo le dije que mejor me diera trabajo en la sierra, porque yo hablaba muy bien el tarahumara, pero el papelito (para hacerlo) que me dio no estaba firmado, cuenta.

¿Qué cree usted que se puede hacer con 900 pesos? Ellos (los gobernantes) se los gastan en un ratito, y nosotros cada mes tenemos que comprar con eso el gas, el azúcar, café, un pedacito de pollo de vez en cuando, cositas para comer. Con el costo de la canasta básica, ¿qué nos queda?

Para remediar esta situación, “necesitaba nacer otra vez el general, y si naciera, se caía al ver las injusticias que están haciendo. El general –dice con solemnidad, en referencia a su padre– no fue ratero. Vio por los pobres, hizo la Revolución para que hubiera escuelas y médicos”, resume.

Tal vez por esa actitud, por no quedarse callada cuando le quieren quitar lo que en derecho nos corresponde, doña Guadalupe ha tenido roces con las autoridades.

“‘¿Cómo defiende usted a esos quejosos?’, me dijo el anterior gobernador. Pues sí señor, sí los defiendo. Se lo dije y se lo vuelvo a decir. Y ordenó que se nos volviera a dar nuestro dinero. ¡Es que estamos en la miseria! Si no fuera por nuestros hijos, se lo juro que ya nos hubiéramos muerto de hambre.”

La guerra del fin del mundo

Don Julián López Macías es hijo del teniente coronel José López Fierro, integrante de la División del Norte, y ahijado del mismo Pancho Villa. Hoy, cerca de cumplir 90 años, vive en la comunidad de Jiménez, Chihuahua, y también se mantiene con los 900 pesos de pensión que le da el gobierno estatal cada mes. Con la misma historia del retraso.

Con 900 pesos, ¿qué hace uno?, oiga. Es muy poquito, no se puede hacer nada, ni siquiera pagar el agua o los impuestos. Si no fuera por mi hija y mi nieto, que me ayudan con algo, no podría cubrir mis gastos. Ya se acabó el tiempo en que podía andar en el campo, mi amigo, cuenta a La Jornada.

El hijo del combatiente villista considera que en estos tiempos las cosas van de mal en peor. Con otros presidentes al menos no había tantos secuestros y matanzas. Como dice Panchito, la Revolución no ha terminado, apunta don Julián, en alusión al documental del mismo nombre realizado por el cineasta Francesco Taboada.

La situación podría mejorar, dice, sólo si la Secretaría de la Defensa Nacional entendiera que 900 pesos es muy poco dinero, y que nos ayudara con unos mil 500 o 2 mil pesos. Ya teníamos tres o cuatro meses sin que nos llegara ni un cinco, y eso me desagrada.

El disgusto entre los veteranos y sus hijos es todavía más fuerte, porque mi general Villa fue el que defendió México a punta de bala, y consiguió justicia, tierra y libertad. En aquellos años, mi padrino trajo a la gente del campo, que eran esclavos, a defender la patria. Ya sería muy difícil que volviera a haber guerra por la pobreza, ya sería el fin del mundo.

Del pupitre al frontón

El virtual abandono en el que están los veteranos de la Revolución no es la única muestra de la falta de interés de las autoridades. También el patrimonio material de esa época se encuentra en el olvido, y buena parte de los sitios donde se desarrolló la historia revolucionaria están en pésimas condiciones.

Ejemplo de ello es la destrucción del colegio Felipe Ángeles, una de las primeras escuelas rurales del México posrevolucionario, mandada a construir junto a la hacienda de Canutillo por el propio Pancho Villa, y que fue derruida hace poco más de cinco años por órdenes del anterior alcalde del municipio de Ocampo, el priísta Jesús Soto Arzola.

El historiador y periodista José de la O, cronista de dicho municipio duranguense, explica en entrevista que el funcionario justificó su decisión –duramente criticada por varios sectores– afirmando que las ruinas de la escuela estaban sirviendo como “refugio de cholos”.

Lo primero que hace Villa al llegar a Canutillo en 1920 es reconstruir el casco de la hacienda y a la par funda este sitio, que es el motor de la escuela rural mexicana, una de las principales promotoras de la educación en la etapa de José Vasconcelos, señala De la O.

La buena relación que tenía Villa con las autoridades educativas le permitió disponer de libros y maestros pagados por el gobierno federal. El colegio –uno de los más de 40 que construyó el líder revolucionario durante el único mes que gobernó Chihuahua– llegó a tener más de 300 alumnos de Durango y Chihuahua, un hito para una comunidad tan pequeña.

De la O y un grupo de personas interesadas en el patrimonio villista denunciaron formalmente el acto del ex alcalde, pero nunca hubo castigo, ni siquiera un citatorio. Soto Arzola insistió en que ahí se reunían los vándalos para tomar, orinarse y tirar basura. Nunca ofreció una disculpa, y para desmarcarse de las críticas mandó cercar el terreno donde estuvo la escuela.

El historiador señala que el gobierno duranguense ni siquiera ha podido poner en marcha una estrategia para explotar turísticamente el nombre de Villa, como sí se hace en Chihuahua y Zacatecas. Sin embargo, más importante que eso es crear más arraigo e identidad en nuestras comunidades, en vez de estar poniendo anuncios en las carreteras.

Sin embargo, a pesar del derrumbe de la escuela –donde también estudiaron algunos de los combatientes villistas–, todavía quedan en pie, como mudos y nostálgicos testigos, el asta bandera y un muro para jugar frontón, lo que revela una faceta histórica poco conocida: el Pancho Villa amante del deporte, comenta por su parte el periodista local Gilberto Jiménez.

Donde quiera que iba, Villa mandaba levantar paredes para jugar rebote, como se le conoce a ese juego en esa zona del país, cuenta Jiménez. La hacienda de Canutillo no fue la excepción, pero también el frontón del lugar está a punto de caerse si no es rescatada pronto por las autoridades.

_________________________________________________________________________

NO AL VOTO EN BLANCO, NO AL VOTO ANULADO:

el blanquiazul permanecerá en el poder sólo si los ciudadanos anulan los sufragios, pues “es lo único que les garantizará dominar y controlar las decisiones del país en los próximos tres años de Felipe Calderón.


http://1.bp.blogspot.com/_ugJ6WmITuQw/RaGt5lzbR6I/AAAAAAAABVE/cOeKkfuHzQs/s400/BANDA%2520FECAL.jpg

Mensaje de sta semana